Agradecimientos de Bomberos de Paihuano por carro recibido en 2003

Agradecimientos de Bomberos de Paihuano por carro recibido en 2003

03.00.01

Este carro bomba es un Dodge del año 78/9 que llegó a Paihuano hace más de quince años. Lo único que le han hecho desde entonces fue pintarlo. Ha sido fundamental para este cuerpo de bomberos.

Hay muchas anécdotas con él desde el día que llegó cuando lo retiramos del puerto de Valparaíso. No hizo embrague ya que su sistema era aire líquido. Ninguno de los conductores que andaban quisieron manejarlo. Recuerdo que ese día, una vez terminados los trámites de aduana, retiramos ocho carros bomba llegados desde Bélgica. Me tocó manejar esta lindura, motor V8, nueve metros de largo y sin embrague; lindo panorama. Bueno pedí que los otros carros bomba que me cortaran el camino; enganche en segunda le di partida y salí a la carretera Viña del Mar –Valparaíso. Entonces me di cuenta que al estar el motor andando había cargado aire y sin que se dieran cuenta los otros conductores, adelanté al carro escolta, puse tercera, cuarta, quinta. Al salir a la ruta 68 Valparaíso Santiago puse sexta y no me vieron más.

Al llegar a lo Vasquez me avisaron que el carro bomba que venía para Conchalí había quedado en pana en Placilla a la salida de Valparaíso. Entonces volví por él y lo remolqué hasta Casa Blanca, hasta toparme con la grúa que ya venía de Santiago a buscarlo.

Es un monstruo pero muy agradable. Varios años después un Comandante del Cuerpo de bomberos de Paihuano me contaba que a pesar de los años solo le han colocado petróleo, cambio de aceite y agua.

Ha sido muy grato verlo en esta emergencia trabajando como en sus mejores tiempos, demostrando que las máquinas llegadas de este lejano país han sido vitales donde los han cuidado y le han hecho las mantenciones adecuadas.

Felicidades al Cuerpo de bomberos de Paihuano recordando las palabras de ese Comandante que orgulloso me contaba que donde no llegaban los 4×4 él llegaba con un doble tracción a la rastra. Yo orgulloso de haber manejado esa tremenda máquina. Lo único malo es que no se puede conversar cuando se desplaza con su tremenda potencia en un motor V8 que va dentro de la cabina.

 

Pablo Calderón

09/02/2022